Un poco de historia: Sobre el valor y el sentido de los certificados

Parece evidente que las certificaciones en técnicas y conocimientos de gestión ágil han alcanzado su mayoría de edad, y ésta plantea nuevas cuestiones a las que dar respuesta.

Igual que en su momento fue necesario aplicar sistemas que dieran rigor a los certificados académicos, puede que haya llegado el momento de encontrar formas de dar mayores garantías a los clientes que buscan la ayuda de expertos en agilidad.

Por esta razón el modelo de certificación de Scrum Manager ha empezado a diferenciar entre dos tipos de certificaciones: académicas y profesionales.

El ejemplo de la evolución de los certificados «Scrum Master»

En 2006 bastaba con asistir a los cursos de scrum para conseguir la certificación «Scrum Master».
Sin necesidad de examinarte ni pasar ninguna comprobación de si habías aprendido la materia obtenías tu certificado. Te lo daban aunque se hubiera impartido en inglés (en 2006 no había cursos en español) y tu nivel de «listening» no fuera muy bueno.

Esta fue una de las razones por las que en 2007 nació, como alternativa, el modelo de formación y certificación Scrum Manager. Hizo más asequibles los cursos, que hasta entonces resultaban prohibitivos, y estableció que la certificación estuviera respaldada por un examen para los alumnos que necesitaran acreditar documentalmente su conocimiento.

En Scrum Manager no entendíamos una certificación académica sin examen. Tampoco entendemos hoy una certificación profesional basada sólo en un examen.

Certificaciones académicas

No nos engañemos: una certificación académica es una prueba de que el titular ha aprendido la materia, pero no de que la ejerza ni de que tenga experiencia profesional.

Las certificaciones académicas se basan en la formación recibida porque su finalidad es acreditar el conocimiento.

Certificaciones profesionales

Las certificaciones profesionales tienen como finalidad acreditar que, además de haber adquirido el conocimiento, éste se ejerce profesionalmente con un desempeño apto.

Obtener este tipo de certificaciones de Scrum Manager requiere presentar un currículum que demuestre experiencia profesional suficiente. Su mantenimiento se basa en las valoraciones de calidad de colaboradores, clientes o alumnos del titular, que sirven para acreditar la continuidad de su actividad y sus aptitudes.

Más información: Modelo de certificación Scrum Manager.